Inicio » Tesis » Cómo citar en VANCOUVER correctamente
citar en vancouver

Cómo citar en VANCOUVER correctamente

Sí, lo sabemos. La labor de los investigadores científicos tiene una parte que suele volverse pesada y molesta: la citación y referenciación correcta de las fuentes. Para que no sea tan complicado, desarrollamos para ti una guía completa con ejemplos sobre cómo citar y referenciar siguiendo el formato de las normas Vancouver. Sigue leyendo este post para conocer más.

Pero antes, un poquito de historia. ¿Sabías que las revistas científicas del mundo occidental aparecieron por primera vez en Europa hace ya más de 300 años? De todas formas, no fue hasta el siglo pasado, cuando creció la cantidad de publicaciones, que se volvió necesario elaborar pautas generales para que la estructura del contenido de los trabajos tuviera el mismo formato.

Respecto al ámbito académico de la medicina, en Vancouver, en 1978, se reunieron directores de varias revistas médicas para llegar a un consenso sobre qué formato utilizar. Un año después, el llamado Grupo de Vancouver publicó por primera vez sus propias normas bajo el nombre de Uniform requirements for manuscripts submitted to biomedical journals o, en español, Requisitos uniformes para manuscritos enviados a revistas biomédicas.

Entonces, además de las famosas normas APA, las normas ICONTEC, entre otras, entraron en vigencia las normas de Vancouver, las cuales tienen gran difusión, sobre todo en el campo de la medicina.

La forma de citar en Vancouver está basada en un estilo que desarrolló la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. En esta biblioteca hay una gran cantidad de ejemplos de citas y bibliografías redactadas en el formato Vancouver.

Ahora sí, ¡comencemos con la guía!

El uso de las normas Vancouver para la citación de fuentes tiene dos etapas:

  1. La primera es la citación propiamente dicha. Cuando quieras citar una fuente en tu artículo o trabajo de investigación, deberás numerarla según el orden de aparición en el cuerpo del texto usando corchetes: [15], paréntesis: (15), o superíndices: 15. Tienes que elegir una de estas formas y usarla consistentemente durante todo el texto.
  1. La segunda consiste en elaborar el listado de referencias. Si algunas de las otras normativas te son familiares, sabes de lo que te estamos hablando. De manera similar, las normas Vancouver exigen una lista de referencias al final del artículo, TFG o TFM, que debe ofrecer la información necesaria para identificar y poder dirigirse a las fuentes que fueron utilizadas para la investigación.

Construirás el listado usando la numeración de la primera etapa, de manera que las fuentes aparezcan ordenadas al final del trabajo, en una sección nueva titulada Bibliografía. Cada entrada debe tener un único número, incluso si aparece citada varias veces en el texto.

A continuación, te mostraremos en profundidad cómo editar la lista de referencias según cada tipo de fuente. Presta mucha atención al orden y el formato en el que deben aparecer los datos en cada caso.

Referenciar un libro

  • Autor/es. Título del libro. Edición. Lugar de publicación: Editorial; año.

Ejemplo:

  • Jiménez Murillo L, Montero Pérez FJ. Compendio de Medicina de Urgencias: guía terapéutica. 2ª ed. Madrid: Elsevier; 2005.

Cuatro detalles que debes tener en cuenta:

  1. No es necesario consignar la primera edición.
  2. La edición siempre se expresa en números arábigos y abreviada. Ejemplo: 2ª ed.
  3. Si la obra estuviera compuesta por más de un volumen, hay que citarlo a continuación del título del libro: Vol. 3.
  4. Los términos editor o compilador se colocan después del nombre.

Referenciar un capítulo de un libro

  • Autor/es del capítulo. Título del capítulo. En: Director/Coordinador/Editor del libro. Título del libro. Edición. Lugar de publicación: Editorial; año. página inicial-final del capítulo.

Ejemplo:

  • Mehta SJ. Dolor abdominal. En: Friedman HH, coordinador. Manual de Diagnóstico Médico. 5ª ed. Barcelona: Masson; 2004. p. 183-90.

Referenciar un artículo de revista científica

  • Autor/es. Título del artículo. Título abreviado de la publicación. Año; Volumen (número): páginas.

Ejemplo:

  • Medrano MJ, Cerrato E, Boix R, Delgado-Rodríguez M. Factores de riesgo cardiovascular en la población española: metaanálisis de estudios transversales. Med Clin (Barc). 2005; 124(16): 606-12.

Referenciar un artículo de revista científica en Internet

  • Autor/es. Título del artículo. Título abreviado de la publicación [Internet]. Año [fecha de consulta]; Volumen (número): páginas. Disponible en: URL del artículo.

Ejemplo:

Referenciar un acta de congreso o conferencia

  • Segundo Congreso Nacional de la Asociación Española de Vacunología. Las Palmas de Gran Canaria; 13-15 de noviembre 2003. Madrid: Asociación Española de Vacunología; 2003.

Referenciar un documento legal

  • Título de la ley, decreto u orden. Nombre del Boletín Oficial, número, (fecha de publicación).

Ejemplo:

  • Orde do 7 de xullo de 2004 pola que se crea a Comisión de Coordinación de Calidade da Consellería de Sanidade e do Servizo Galego de Saúde. Diario Oficial de Galicia, nº 138, (19 de xullo de 2004).

Referenciar un diccionario

  • Dorland Diccionario Enciclopédico Ilustrado de Medicina. 28ª ed. Madrid: McGraw-Hill, Interamericana; 1999. Afasia; p. 51.

Referenciar una página de inicio de un sitio web

  • Autor/es. Título [sede Web]. Lugar de publicación: Editor; Fecha de publicación [fecha de actualización; fecha de acceso]. Disponible en:

Ejemplo:

  • com, Atención Primaria en la Red [sede Web]. La Coruña: Fisterra.com; 1990- [actualizada el 3 de enero de 2006; acceso 12 de enero de 2006]. Disponible en: http://www.fisterra.com

A medida que se fueron actualizando, las Normas Vancouver fueron incorporando herramientas para facilitar su uso. Una de ellas fueron las ya clásicas abreviaturas latinas de reconocimiento internacional, cuyo fin es clarificar la descripción bibliográfica y evitar la repetición de las referencias. Cuando las uses, debes colocarlas subrayadas, en cursiva o negritas, y sin tilde. Te las explicamos a continuación:

  • o Ibidem: significa allí mismo, y se usa para referenciar una fuente que se encuentra en la obra inmediatamente anterior, pero que está en otra página. Por ejemplo:
  1. Jiménez Murillo L, Montero Pérez FJ. Compendio de Medicina de Urgencias: guía terapéutica. 2ª ed. Madrid: Elsevier; 2005. P. 84.
  2. Ibidem, p. 91.
  3. Ibidem, p. 106.
  • cit.: significa en la obra citada, y se usa para referenciar una obra que ya listamos en forma completa, pero no en la referencia inmediatamente anterior. Se escribe luego del nombre del autor, separada por una coma y, luego, se coloca el número de la página. Por ejemplo:
  1. Jiménez Murillo L, Montero Pérez FJ. Compendio de Medicina de Urgencias: guía terapéutica. 2ª ed. Madrid: Elsevier; 2005. P. 84.
  2. Medrano MJ, Cerrato E, Boix R, Delgado-Rodríguez M. Factores de riesgo cardiovascular en la población española: metaanálisis de estudios transversales. Med Clin (Barc). 2005; 124(16): 606-12.
  3. Jiménez Murillo, op. cit., p. 106.
  • Et al.: significa y otros. Se utiliza cuando una obra tiene más de seis autores, para expresar que existen más autores de la obra, luego de que ya se han nombrado los seis primeros.

¡Finalizamos la guía para citar en Vancouver! Esperamos que te sea útil y alivie la edición de tu trabajo. Pero si aún sigues con problemas, no te desanimes porque todavía restan alternativas. Lo cierto es que hay múltiples tipos de fuentes que representan casos excepcionales, ya sea porque fueron publicadas en un soporte no convencional o porque no tiene los datos más importantes. Un corrector experto en normas Vancouver podrá ayudarte con esto y con la presentación general de tu investigación.

Y tú, ¿cómo te llevas con las normas Vancouver? ¡Déjanos tu comentario!

¿Te ha gustado? Compártelo con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba