Inicio » Técnicas de escritura » 7 claves sobre cómo escribir diálogos creíbles
como escribir dialogos creibles

7 claves sobre cómo escribir diálogos creíbles

Si piensas que eres la única persona que cuando quiere escribir los diálogos de un cuento, una novela o un drama siente que no convencen ni a tu mascota, queremos contarte que nos ha pasado y nos pasa a todos por igual. Hay quienes tienen más naturalidad para escribir diálogos, pero siempre es difícil hablar en boca de otros.

1. No eres tú quien está hablando

Y ¿por qué decimos en boca de otros? Porque lo primero que debemos tener en cuenta al preguntarnos cómo escribir diálogos es que no eres tú quien está hablando, es un personaje. Tenemos que intentar meternos en lo profundo de la mente de cada personaje y lograr expresarnos como ellos lo harían, con su vocabulario, sus ideas y sus propios pensamientos.

Tratar de plasmar diálogos escritos es un momento complicado, sobre todo cuando tienes muchos personajes, porque esto de darle una voz propia no es solo para el principal, sino para cada uno de ellos. Tenemos que conocerlos a la perfección para saber qué diría cada uno y qué palabras podrían llegar a utilizar.

Para dimensionar cómo se escribe un diálogo determinado, siempre tenemos que pensar en la situación que está transcurriendo, es decir, lo que está viviendo ese o esos personajes. No dirá lo mismo un personaje que está a punto de ir a un parque de diversiones que le encanta, que otro personaje que lo pasa muy mal cuando sube a las montañas rusas.

2. ¿Quiénes son los interlocutores?

Por ahora, entonces, sabemos que, para hacer diálogos escritos, tenemos que pensar en la voz propia del personaje o personajes y la situación que estén viviendo. Pero lo que también debemos saber es a quién le están hablando. Puede ser que estén teniendo una conversación dos enamorados o dos traidores, y serían tipos de diálogos muy diferentes. Debemos pensar siempre quiénes son los interlocutores.

3. ¿Cuáles son sus motivaciones?

Toda buena estrategia sobre cómo escribir diálogos creíbles debe contemplar a la perfección las motivaciones personales de los personajes para decir lo que dicen, pues deben ser válidas y no sonar ridículas. Si el villano está enojado con el personaje principal porque, cuando eran niños, él perdió una competencia y el rencor lo persiguió toda la vida, ¿es esto una excusa válida para que diga que quiere acabar con su vida? Habría que explicarlo muy bien en el desarrollo de la historia.

Además de pensar en la personalización de los diálogos según cada personaje, tenemos que estar al tanto de qué es lo que ya saben y qué no. Si el resto del relato ya nos ha dejado claro que esos dos enamorados saben que se aman el uno al otro, sería redundante que ellos mismos se lo expliquen entre sí a través de un diálogo.

4. Los diálogos deben ser funcionales para la obra

Siempre recuerda decir solamente lo que sea necesario para la obra, pues los diálogos forman parte de ella y, por lo tanto, deben ser funcionales para la composición. Lo que se diga entre esos personajes debe ser pertinente en esa situación y en ese específico momento.

Además, este criterio también te ayudará para guardar información útil que puedes dar a conocer más adelante, a través de la narración prosaica o en otro diálogo. Trata de dosificar la información narrativa, y que no sea todo dicho de golpe.

5. Haz acotaciones

También es importante describir lo que sucede con ciertas acotaciones. Debemos comunicar los sentimientos de los personajes que están interactuando, o las acciones que realizan a medida que el diálogo transcurre, y no simplemente decir lo que saldría de sus bocas. Acompañar la conversación de los personajes con estos datos ayuda a la construcción de la imagen gráfica que se pueda hacer el lector sobre cómo se sienten o en qué situación se encuentran.

Esto viene de la mano con el uso de las famosas etiquetas: dijo, exclamó, susurró, etcétera. Si bien en los diálogos escritos necesitamos explicarle al lector el tono que usan los personajes, no es necesario que lo hagamos en cada una de las líneas de diálogo, ya que de esta forma el lector podría cansarse de leer tantos verbos en pasado juntos, de manera monótona.

6. Genera suspenso

Por supuesto que la extensión de cada diálogo la determina la situación que se desarrolla en ese momento, pero lo más recomendable es que las frases no tengan más de 12 palabras, porque no sonarían realistas. Si vamos por la calle o estamos hablando con alguien, no escuchamos conversaciones que contengan monólogos eternos. Además, esto puede facilitar la composición.

Siempre ten en cuenta que el suspenso genera intriga y atrapa al lector. Puede servirte para extender de manera gradual los diálogos, de forma que un personaje demore cuatro o cinco líneas en plantear su idea completa, problema o situación. No es necesario que lo diga todo de una sola vez. Recuerda que está hablando con otra u otras personas que también pueden intervenir a medida que va hablando.

7. Evita explicar sentimientos en los diálogos

Otra de las premisas acerca de cómo se escribe un diálogo creíble tiene que ver con la expresión de los sentimientos de los personajes, asunto del que ya hicimos mención. Preferentemente, los sentimientos no deberían ir escritos en los diálogos. Aunque pueda haber casos excepcionales –quizás un personaje va a terapia y le expresa a su terapeuta todo lo que estuvo sintiendo en el último tiempo–, seguramente es algo que ya fue contado en el relato.

Nuestro último consejo para ti es uno que solemos dar en relación a los diversos temas que abordamos: practica mucho. Lo más importante para mejorar con la escritura de diferentes tipos de diálogos (literarios o no literarios), o con cualquier otro aspecto de la escritura, es practicar, practicar y practicar un poco más. Nunca es demasiada la práctica. Y también lee mucho. Lee cuentos o novelas con diálogos para detectar lo bueno y lo malo que tengan.

Y si eres perfeccionista y te interesa alcanzar el mejor nivel de ti como escritor de diálogos, existen acompañamientos profesionales personalizados como cursos virtuales y talleres prácticos sobre cómo escribir diálogos que, sin duda, te podrían ser de muchísimo provecho. 

Y siempre recuerda mantener la tranquilidad y no desesperar si no logras escribir en el primer intento los diálogos como te gusten. A todos nos ha costado, todos hemos tenido momentos de inspiración y momentos de sentarnos frente a una hoja en blanco y no poder escribir absolutamente nada. Perseverancia, eso es lo más importante.

¿Qué te han parecido estas 7 claves para escribir diálogos? ¡Cuéntanos en los comentarios cuál has podido desarrollar!

¿Te ha gustado? Compártelo con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba