Inicio » Marketing online para escritores » Diseñar grandes portadas para libros. Qué hacer y qué no
diseño de portadas para libros

Diseñar grandes portadas para libros. Qué hacer y qué no

Si te dedicas a escribir o estás escribiendo tu primer libro, algo que puede inquietarte es saber cómo diseñar las portadas para tus libros de una manera ingeniosa y creativa. Las portadas son un elemento muy importante, ya que dan la primera impresión al público. Por eso, aquí están las claves para que sobresalga entre las demás.

Si una portada es de calidad, transmite que el contenido del libro también lo es. Todos conocemos el famoso dicho “no juzgues a un libro por su portada”, pero, en este caso, cuando tenemos que llamar la atención de los lectores, necesitamos que las portadas de nuestros libros resalten.

Pero, ¿qué es exactamente la portada del libro?

Primero, hay que entender la diferencia entre un diseño de portada y un diseño de cubierta. La portada del libro es la parte frontal, mientras que la cubierta es toda la parte exterior: portada, lomo y contraportada.

Qué debe tener una buena portada (y qué no)

¡No hagas esto!

La portada no es para ti o para tus familiares o conocidos. No eres tú quien debe entenderla, sino el lector. Si estás pensando en diseñar una portada para un libro, asegúrate de dejar de lado todo tipo de factores que tengan gran significado emocional para ti, porque tus lectores no lo entenderán.

No elijas como portada la fotografía que hizo un amigo tuyo de un momento muy especial de tu vida, o el primer dibujo que hizo tu sobrinito en el colegio, pues los lectores lo pasarán por alto. Todas esas emociones que se generan en ti, no se generarán en ninguno de los lectores, porque sería necesaria una explicación imposible de dar en el momento que se encuentren por primera vez con tu libro

¡Tampoco hagas esto!

Quizás ya lo sepas, pero nunca está de más mencionarlo: no uses nunca portadas para libros que ya estén hechas. Procura que, ante todo, tus portadas expresen originalidad, tanto para no tener problemas relativos a Copyright como para darle a tu libro un toque más de profesionalismo.

Título y nombre de autor bien distinguidos

El título y el nombre del autor deben ser las únicas informaciones que aparezcan en la portada. Agregar una frase de gancho o un subtítulo significa resignar espacio y opacar la comunicación paratextual que efectúan las imágenes, los colores, la textura del material, etcétera. Es mejor guardarlos para que vayan directamente dentro del libro.

Es muy importante que las portadas para libros tengan el título y el nombre del autor bien grandes y distinguidos, con colores que contrasten claramente con el fondo.

Si lo que quieres es diseñar portadas para libros y publicarlos en Amazon Kindle, pon el acento en esto mucho más todavía, porque en la galería virtual las imágenes de las portadas se ven en una escala mucho más pequeña que en una librería.

Ana Nieto Churruca, experta del sector, considera las portadas como uno de los tres elementos fundamentales para posicionar un libro en Amazon. ¿Te interesa saber más sobre esto? En esta entrevista expone más consejos que debes conocer.

La contraportada del libro

¡Un detalle importante! No olvides que, dentro del diseño de una portada, debes incluir una breve reseña para ponerla en la contraportada del libro. Su objetivo es brindarle al lector información sobre la obra y, en ocasiones, los autores.

Buscar inspiración

Sé creativo. A la hora de diseñar portadas para tus libros, busca inspirarte hasta en las cosas mínimas, como una película, una revista o, incluso, una situación en la calle. Trata de encontrar a alguien a quien comunicarle esta idea que pueda comprenderla, para que el trabajo sea más agradable.

¡Hazlo tú mismo!

Puedes hacer las portadas para tus libros en tu casa, usando tu ordenador. Si eres usuario avanzado de programas de diseño gráfico como Adobe Photoshop o Corel Draw, no será un asunto demasiado complejo. Basta con que sigas las recomendaciones que te hemos dejado y que ajustes las medidas acordes al tamaño de la portada que deseas lograr.

 

Y si no acostumbras a usar esos software, ¡buenas noticias! En internet hay plantillas prediseñadas tanto para descargar y personalizar en Word o Paint, como para trabajar online en Canva, por ejemplo.

Acudir al servicio profesional

Si aun así te sigue pareciendo un trabajo demasiado arduo, siempre puedes elegir asesorarte con profesionales del diseño de portadas y encargarles el trabajo. Existen muchas personas del mundo editorial que se dedican justamente a esto: crear portadas para libros con grandísima calidad y expresión.

Para un buen resultado, debes tener un trato directo con tus editores o con la imprenta. Intenta estar presente en cada etapa de edición, pero sin entorpecer el trabajo de los profesionales. Demuestra tu interés por un buen resultado, fiel a lo que tú ideaste, y siempre recuerda transmitir todas las dudas e inquietudes que te surjan. Debes estar convencido de que te gusta la versión final de la portada de tu libro.

¿Qué tal ha salido tu última portada? ¡Déjanos tu comentario!

¿Te ha gustado? Compártelo con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba