Inicio » Géneros literarios » Cuentos y relatos » Cómo hacer un cuento que cautive a tus lectores
cómo hacer un cuento

Cómo hacer un cuento que cautive a tus lectores

Quizás te suceda que quieres empezar a escribir cuentos, pero no sabes cómo. O puede ser que ya seas cuentista, pero sientes que tus obras no están dando resultado o que no generan los efectos que tú deseas suscitar en tus lectores. O, probablemente, puede que tengas experiencia con la escritura de novelas, pero no consigues escribir un cuento corto, enfocado en un solo hecho. ¡No desesperes! A todos nos ha pasado alguna vez.

En este artículo vamos a repasar algunos consejos sobre cómo hacer un cuento que realmente atraiga, hechice y mantenga atrapada la atención de cada persona que se encuentre con él. Como hemos dicho, son consejos, no reglas de oro. Cada lector se puede sentir atraído por algo diferente y cada autor podrá ir componiendo su propia técnica.

Comencemos con lo principal. Para aprender cómo escribir un cuento, lo primero que debemos saber es que tiene que acotarse a un solo hecho que tiene que ser único e importante. Por supuesto que la obra debe tener su principio, nudo y desenlace, pero siempre recuerda que no debes irte por las ramas hacia sucesos irrelevantes para el principal.

Por ejemplo, si estamos contando un cuento sobre un niño que en la vuelta del colegio a su casa se ha encontrado con un personaje inesperado, no es necesario que expliquemos profundamente de dónde viene, hacia dónde va o qué había estado haciendo antes de esto.

Sobre esto, Gabriel García Márquez (1979) dijo una vez en una entrevista para la revista española El viejo topo:

El cuento sale de una vez o no sale. El cuento se concibe de una vez completo y redondo, y si no es así no sirve, ya no vas a encontrar cómo remendarlo y cómo terminarlo. En el momento en que concibes el cuento lo tienes listo, íntegro. En cambio, en la novela puedes partir de una idea o de una imagen y seguir dándole vueltas, inclusive trabajarla en la máquina, construirla en la máquina.

Para pensar cómo crear un cuento, también debemos tener en cuenta que lo que escribamos debe tener la capacidad de transmitir fácilmente emociones e ideas en pocos párrafos. Esta es una forma de cautivar a tus lectores, generando emociones en ellos y permitiendo que entren en la mente del personaje para lograr cierta empatía seductora que lo haga querer llegar al final.

Siempre pretende escribir algo que te guste a ti. Tú eres tu primer lector y, por lo tanto, tus creaciones deben atraerte a ti también. Si tu propio cuento no te convence a ti mismo, muy difícilmente podrás convencer y atraer a otras personas. De todas formas, si no encuentras algo que te guste, no te desanimes. Debes seguir intentando hasta lograrlo.

De la mano del consejo anterior, viene el siguiente: nunca dejes de practicar. La mejor forma de mejorar en cualquier cosa que hagas es practicando. Escribe una y otra vez sobre diferentes hechos, diferentes personajes, lugares o momentos. Prueba con cualquier idea que se te ocurra para hacer un cuento.

Además de practicar mucho, debes leer mucho. Quien no lee cuentos, jamás podrá escribirlos. Por más estudiada que la tengas a la técnica, si no practicas y no lees, será muy difícil que puedas lograrlo. Sobre esto, ten en cuenta que ya nada se inventa de cero, por lo tanto, cualquier cuento que leas puede inspirarte para que escribas uno propio.

Algo de suma relevancia son líneas temporales. Es lógico que los hechos de un cuento sucedan en un determinado orden temporal, pero no necesariamente es ése el orden en el que tienes que revelarlos a tus lectores. Al escribir un cuento, puedes comenzar contando el final de la historia y luego explicar por qué sucedió, o directamente hacerlo cronológicamente. Eso depende de tu estilo.

Si bien un cuento no debe ser extenso, como las novelas, sí debe ser intenso. Una de las consignas que definen cómo hacer un buen cuento es esforzarse por mantener la tensión a lo largo del relato. Recuerda que debes llamar la atención de tus lectores comenzando el cuento con el protagonista en acción. Puede ser en acción física o psicológica, pero ya en acción.

Según García Márquez, la intensidad y la unidad interna son esenciales en un cuento y no tanto en la novela, que por fortuna tiene otros recursos para convencer. Por lo mismo, cuando uno acaba de leer un cuento puede imaginarse lo que se le ocurra del antes y el después, y todo eso seguirá siendo parte de la materia y la magia de lo que leyó. La novela, en cambio, debe llevar todo dentro. (El amante inconcluso, 2000).

No te demores. Hoy en día, el tiempo que prestamos atención es muy corto, ya que estamos rodeados por demasiados estímulos. Trata de que el conflicto de tu cuento no se demore en aparecer. Si tardas mucho en presentar el conflicto, puede ser que tu lector se canse, se distraiga o se aburra y no termine de leer el cuento.

El poder de síntesis es algo que debes ejercitar. Presta atención a este cuento del argentino Julio Cortázar, e intenta dimensionar todo lo que podría haber incluido en la composición y, sin embargo, decidió hacer a un costado para privilegiar la intensidad y la simpleza del hecho principal.

Si para animarte necesitas una mirada profesional para sentir mayor seguridad en tu escritura, existen clases y tutorías personalizadas que escritores expertos y críticos profesionales pueden brindarte. Te será útil para encontrar tu estilo y comenzar el camino de cultivarlo a conciencia.

Como te dijimos anteriormente, no desesperes. Puedes encontrarte con un montón de cuentos diferentes y cada autor tiene su propia técnica. Lo que nunca debes dejar de hacer es practicar y leer. Esos son los dos consejos más importantes. El resto, la inspiración y las ideas, llegarán en su momento. No te presiones que seguro tienes estupendas ideas y fascinantes historias para contar.

¿Te ha gustado? Compártelo con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba