¿Cómo hacer un trabajo de investigación? 6 consejos de docentes para estudiantes
trabajo investigacion como hacer

¿Cómo hacer un trabajo de investigación? 6 consejos de docentes para estudiantes

Te damos la bienvenida a una cita más con tu fuente confiable de información académica. Hemos estado haciendo un recuento de las preguntas más recurrentes que nos envían y luego de un minucioso proceso de selección, en esta oportunidad queremos hacer todo un artículo enfocado a un solo tema: cómo hacer un trabajo de investigación.

Si nos visitas regularmente seguro te darás cuenta que en nuestro blog compartimos regularmente información útil, herramientas y temas de interés para estudiantes o amantes de la escritura. Anteriormente ya te habíamos enseñado cómo hacer un TFG, ahora queremos doblar la apuesta definiendo para ti 6 consejos que necesitas tener en cuenta antes y durante el desarrollo de tu trabajo de investigación. ¡Vamos a ello!

Consejo n°1: Acepta tus horas-silla con orgullo

Las horas-silla es un concepto que nos gusta enseñar, es simplemente que seas consciente de que no puedes evitar (o no deberías) la tarea de efectivamente sentarte a trabajar y dedicarle tiempo a ello. Los atajos, el plagio o las salidas fáciles son un arma de doble filo que puede poner en riesgo tu record académico y lo más importante, tu aprendizaje.

El primer paso ya lo has dado. Comenzar a leer artículos como este te permitirá desarrollar una mejor noción sobre cómo hacer un trabajo de investigación y, mientras más investigues, más leas o más conozcas, mayor calidad conseguirás.

Este primer consejo apunta más a un aspecto actitudinal, ya que la primera barrera que hay que superar es la de, efectivamente, sentarse a trabajar. Sigamos avanzando.

Consejo n°2: La calidad está en tus fuentes

Este es un aspecto en el que siempre hacemos énfasis, así que… por favor, por favor y por favor, no utilices información de alguna fuente que no puedas referenciar y que no tenga naturaleza científica, formal o académica, mientras más trabajes con datos reales, contrastables y argumentos coherentes, mejor.

Ten en cuenta lo siguiente: basarte en fuentes con información sin sustento u opiniones sin fundamentos puede afectar la calidad de tu trabajo. La meta esencial es que el fruto de tu investigación sea un complemento al área de estudios en la que estás trabajando, en pocas palabras, estás sumando conocimientos a tu comunidad académica en un tema específico, por esta razón, debes tener un compromiso con la calidad de la información que vas a presentar para construir más conocimiento.

Consejo n°3: Disminuye los nervios con la selección del tema

Puedes encontrarte en un mar de dudas, con algunas certezas o en la completa nada, estos son los estados más comunes en los que se encuentran los estudiantes cuando están en el proceso de buscar temas para hacer un trabajo de investigación. No importa cuál sea el estado en el que estés, lo importante es que no dejes que te abrume la búsqueda, así que ten en cuenta los siguientes puntos para darle forma a la elección de tu tema:

  • Si tienes algunas ideas en mente, el primer filtro por el que deben pasar es que tengas disponible información suficiente sobre ese tema o investigaciones similares que te sirvan de referencia. Así que, si tienes ideas, comienza a buscar información de ese tema, cualquier resultado es inspiración y ejemplo para ti.
  • Siempre toma de referencia tu propia experiencia educativa, si un tema de estudios te interesa, su abordaje es más agradable y tu labor será más entretenida.
  • Elige un nivel de profundidad adecuado al nivel de tu investigación, no tienes que saber todo de todo, es mejor que puedas conocer en profundidad un aspecto de un tema. Tu docente guiará sin problemas tus ideas y las encauzará en una investigación con un enfoque viable, y si llegas a tener problemas, sabes que también cuentas con nosotros para que te guiemos y ayudemos, especialmente en momentos críticos; es nuestra especialidad.

Consejo n°4: Tu introducción habla de ti, es tu presentación

El lector común va a tener información general de tu trabajo en el título o en el resumen (si lo hubiese), sin embargo, la introducción es el apartado en el que se tiene de verdad una visión global de todo tu trabajo, por esta razón debe tener una redacción coherente, un buen orden de ideas y una buena conducción de cada una de las ideas que le presentas al lector.

Intenta aplicar la siguiente fórmula si te sientes un poco perdido o perdida:

  • Primero haz una presentación global del tema de estudios, el contexto del mismo y cualquier rasgo general relevante para ofrecer un panorama al lector.
  • Haz una conexión de lo global con lo específico de tu tema de estudios, todas las particularidades en las que el tema se va a desarrollar.
  • Limita tu investigación a lo que vas a hacer únicamente e introduce la problemática que intentas abordar.
  • Haz un pequeño resumen de la metodología a utilizar y la estructura de la investigación.

Si cumples con incorporar estas ideas de forma fluida a tu introducción ya habrás dado buenos pasos hacia adelante, dependiendo de tu universidad, te pueden pedir algunos otros apartados como una justificación o inclusión